Leave a comment

Darwin tiene razón cuando le copia a Lamarck


En una carta de Darwin a Nature en 1880 , escribe:

“Lamento ver que Sir Wyville Thomson no entiende el principio de la selección natural… Si lo hubiera hecho no habría escrito el siguiente párrafo en la Introducción al Voyage of the Challenger: “El carácter de la fauna abisal se niega a dar su apoyo último a la teoría que refiere que la evolución de las especies se debe a la extrema variación guiada solo por la selección natural.” Éste es un nivel de crítica que no resulta difícil encontrar en los teólogos y místicos cuando escriben sobre temas científicos, pero es algo nuevo viniendo de un naturalista… ¿Puede Sir Wyville Thomson nombrar a alguien que haya dicho que la evolución de las especies depende sólo de la selección natural? En lo que a mí respecta, creo que nadie ha formulado tantas observaciones sobre los efectos del uso y desuso de partes como yo en my “Variations of Animals and Plants under Domestication”; y tales observaciones fueron hechas con ese objetivo particular en mente. También he aportado una cantidad considerable de hechos que muestran la acción directa de las condiciones externas sobre los organismos.”

Entonces, el uso y desuso, que podemos seguir sosteniendo de manera mucho mas profunda y evidente con argumentaciones, hechos y datos actuales era ya considerado claramente un mecanismo evolutivo central. Y lo sabemos, fue enunciado por Lamarck 50 años antes que Darwin. Los mecanismos moleculares que subyacen a esto los estamos conociendo. El milieu de Lamarck, se vuelve central , dado que la complejidad de la vida debe entenderse en la dialéctica con ese ambiente en permanente fusion al organismo (no el organismo enfrentando a un ambiente externo).

Resta entonces concederle a Darwin que copió la idea de seleccion natural a Edward Blyth, Wallace, y una decena de naturalistas. Además, el mismo Darwin le reconoce menor importancia a esta supuesta omnipotente selección, la cual no escapa de ser una tautología que no aporta conocimiento alguno.

Entonces, verdaderamente, queda poco de Darwin, un aristócrata inglés que reunió muchas observaciones propias y ajenas, y que fue algo olvidadizo para reconocer a sus fuentes. La historia le dio un lugar de privilegio. A otros naturalistas como Lamarck, Tremaux, y tantos otros, se les privó del reconocimiento que merecen no sin antes tomar prestado todo el conocimiento que aportaron, el verdaderamente científico.

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: